M

La utilización de fuentes cada vez más “extraordinarias” para sostener el crecimiento en los últimos años hacía prever que la economía iniciara un proceso de desaceleración. El cepo cambiario y comercial implementado desde finales del año pasado, que priorizó la preservación de las reservas internacionales del Banco Central, no hizo más que profundizar dicho escenario. Así, el 2012 terminará mostrando un crecimiento económico nulo.

Pese a las malas noticias que aporta la economía, el Gobierno parece haber puesto el foco en incorporar a la agenda pública la discusión acerca de una reforma constitucional que posibilite un tercer mandato de CFK y la extensión del voto a jóvenes mayores de 16 años y extranjeros. En este sentido resultan cruciales las elecciones legislativas del año próximo, y una recuperación de la economía que posibilite recomponer la imagen presidencial.

Por el momento, las principales apuestas del Gobierno para dinamizar la actividad económica en el 2013 son ajenas a su control: una fuerte recuperación de la economía brasileña y un crecimiento de magnitud de la cosecha agropecuaria. Si bien estos factores podrán relajar la restricción externa para el año próximo, no parecen suficientes para permitir un rebote vigoroso de la economía. No obstante, es probable que el Gobierno crea que el mismo se producirá por la sencilla razón de que así sucedió en el pasado.

El problema es que los desequilibrios acumulados por la economía en los últimos años –especialmente el atraso cambiario derivado de la alta inflación que el Gobierno se niega persistentemente a corregir- y el clima de incertidumbre le ponen un techo bajo al dinamismo de la actividad económica. El consumo privado, motor del crecimiento económico durante las gestiones kirchneristas, se resentirá por el efecto combinado del estancamiento que ya se observa en la creación de empleo y una suba del salario real más moderada.

Deberá prestarse atención a la marcha de la actividad, porque si no se verifica un crecimiento “compatible” con sus necesidades electorales el Gobierno buscará nuevas cartas para incorporar al mazo.

Informe Mensual